Rito de la Primavera: 21 de septiembre

Queridas amigas queremos invitarlas a reunirse en círculos, grupos, organizaciones, redes a celebrar este rito para recibir la primavera en nuestras vidas.

“Tiempo de nuevos comienzos, de nuevas posibilidades. Un tiempo de renacer, de esperanza; un tiempo para recordar que lo nuevo nace de la quietud del invierno; un tiempo que contiene las semillas que darán fruto en el verano”.  

Muchas de nosotras hemos compartido juntas esta celebración, les sugerimos los siguientes hitos para facilitar.

RITO:

Humear las participantes, dándolas la bienvenida al círculo 

Se puede preparar un atado con hojas amarradas, pueden ser de eucaliptus, laurel, romero mezcladas con corteza de canela o de distintas hierbas. O también ocupar, palo santo.

La forma de pasar por cada persona es: de arriba hacia abajo y de atrás hacia adelante.

Tener un contenedor de greda, cobre o piedra con carboncillos y hierbas.

 

Bienvenida e Introducciónprimavera2

Contexto Mujeres heroínas olvidadas. Tierra, “gente de la tierra”, los y las ancestros –en vez de una “nación”.

Preparando nuestra propia tierra. 

 Rito de Limpieza.

 

 

Motivación/ Reflexión* 

 Al comienzo de la primavera abro un hoyo en el suelo.

Pongo dentro todas las palabras acumuladas en el invierno,

Páginas que no quiero leer de nuevo, palabras inútiles, fragmentos, errores.

A eso le agrego ramitas, malezas, mi propia orina o saliva, guano y la luz del sol

Entonces hablo con el cielo, el viento, los árboles fieles,

Y les confieso todos mis pecados.

Que considerando toda mi buena suerte

No he sido lo suficientemente feliz.

Que he escuchado demasiados ruidos,

Que no he prestado atención a las maravillas

Que me he puesto vanidoso al escuchar cosas buenas de mí.

Y luego, cuando he reunido suficientes cosas de mi mente y ed mi cuerpo

Comienzo a tapar el hoyo, sellándolo bien con tierra.

Debajo de ese sitio….lo viejo transforma en algo nuevo.

 

*Texto de Wendell Berry, Libro “Eterno Deseo”, Santiago 2011, Página 55.

 

Cada una toma un recipiente, papelitos, lápiz y hace un hoyo (si no se puede acceder a un terreno con tierra, se puede ocupar un macetero grande con tierra, o algo similar).

Regresando al círculo, ponemos todo junto, cubriéndolo con tierra.

 

¿Qué está floreciendo en mí?,  Meditación del corazón

Cada participante toma una flor y la pone en un florero, diciendo (si quiere) qué está brotando en ella….

Danza de Amazonas, para despertar la tierra y despertar-NOS

Danza de creatividad, danza erótica para entrar de PLENO en la Primavera

Para terminar, quien/es facilitan el circulo, enuncian: Que la primavera haga maravillas
en ti
!

Todas repiten: Que la primavera haga maravillas en ti!

Bendición con aceite

Terminamos con música de alegre y festiva y una Convivencia.

 

primavera4

Materiales:

LIBRO “ETERNO DESEO” para revisar

Tierra, hierbas, flores, recipiente, florero con agua, aceite, música.

 

 

 

 

 

 

Notas relacionadas: Intercambio de semillas: TRAFKINTU de la página del CEAM, Centro de estudios ambientales de la Universidad Austral de Chile.

 

Curadoras de semillas, las guardianas del patrimonio local

 La importancia de estas mujeres  radica en la capacidad que tienen estas para renovarse, cambiar y a la vez mantenerse frente a nuevos conocimientos que dejan de lado lo tradicional. La tradición es una herencia, que va ligada a la identidad que se encuentra en ésta, para seguir manteniéndola.

En este caso puntual es posible encontrar la tradición de la agricultura, hoy llamada orgánica con métodos tradicionales, en donde se defiende la naturaleza en tanto que es fuente de recursos vitales para la subsistencia, uniendo al pensamiento de sostenibilidad ecológica y de resguardo de la  biodiversidad, que se ha ido perdiendo.

Hay que destacar que estas son mujeres campesinas y/o mapuche que poseen un gran acerbo cultural y que se han identificado entre ellas como curadoras de semillas, respondiendo principalmente a un orden globalizante que ha ido dejando de lado las tradiciones. Aun así, independiente de que se denominen o no curadoras de semillas, hay una gran cantidad de mujeres campesinas y/o indígenas, que mantienen los conocimientos en sus comunidades y que realizan una labor de cuidado en torno a ellas.

La misión de las curadoras de semillas es proteger las plantas que le han sido encargadas por personas que le han traspasado ese conocimiento, sobre todo, en los que se refiere a medicina, alimentación, cuidado de la semilla y compartirlos con otros para asegurar la continuidad de estos en la tierra, entregándolo responsablemente a personas que los van a conservar y mantener para que perduren en el tiempo.

Las curadoras no solo se encargan de proteger las semillas  sino que cumplen múltiples funciones, por una parte el conservarlas y protegerlas significa no solo cuidar las que se poseen sino que también toda semilla que exista y mas aun, las que son parte de la zona y que con el tiempo se han ido perdiendo. Es necesario destacar, que su labor va a conservar las semillas propias de la zona u orgánicas, en desmedro de las semillas transgénicas que han ido ocupando una posición privilegiada hoy en día, y han ido eliminando las propias.

Este punto hace que la curadora posea también el rol de cuidar el patrimonio local que existe, el estar a cargo de el significa rescatar y preservar lo que es propio, que es la diversidad de semillas que existen y por otra parte, resguardar el conocimiento que se tienen respecto a como cuidarla ya que son un importante elemento dentro de este contexto, no solo por su relevancia en el abastecimiento alimenticio, sino porque esta semilla esta ligada a un valor que en ningún momento se separa de su uso, “este valor consiste principalmente en el saber que está vinculado a ella”.

Las curadoras de semillas toman un rol fundamental dentro del contexto rural, ya que mediante la difusión y revalorización de los conocimientos locales, aportan directamente a la creación de estrategias de real desarrollo sustentable y un sistema de autonomía alimentaria, todo ello enfocado principalmente al campesinado y a las zonas rurales.

Es así como el ser curadora de semilla esta unido a una actitud frente a la naturaleza, de respeto a la tierra. Las comunidades indígenas, específicamente en este caso la Mapuche, poseen esta visión en donde hay un gran respeto a la tierra y una disposición a cuidarla y protegerla por ser parte de sus vidas cotidianamente. Las curadoras de semillas representan esto, ya que la cosmovisión que tienen sobre la naturaleza y la cultura se relacionan mas bien con tradiciones Mapuches y pensamientos dirigidos a autosatisfacer las necesidades básicas a través de la naturaleza, lo que crea un respeto ante esta y que a la vez la considera como parte de su cotidiano.

pinones

Se han cerrado los comentarios